La implantación en España de los avances en el tratamiento del cáncer no puede pararse

0
86

La Sociedad Española de Oncología Médica considera que la implantación en España de los avances en el tratamiento del cáncer no puede pararse. Por ello y con motivo de la celebración del Día Mundial del Cáncer, el próximo 4 de febrero, quiere manifestar lo siguiente:

EN ONCOLOGÍA, CADA AVANCE SE ESCRIBE CON MAYÚSCULA

En Oncología, los avances en el tratamiento que se han venido desarrollando en las últimas décadas han supuesto un cambio en las posibilidades de curación y en los tiempos de supervivencia de muchos tipos de cáncer.

Estos avances si se analizan erróneamente de manera aislada pueden ser cuestionados por su escasa relevancia. Sin embargo, la SEOM quiere resaltar que cada paso alcanzado y acumulado ha llevado a cambiar de manera notable el pronóstico y la calidad de vida de muchos pacientes con cáncer.

Por tanto, en Oncología, cada avance por pequeño que pueda parecer cuenta y es la suma de cada avance la que permite obtener resultados y cambiar la vida de muchos pacientes. 

Considerando el global de todos los tumores malignos, a principios de los años 80, la supervivencia a los cinco años del diagnóstico apenas superaba el 45%, mientras que a día de hoy se aproxima al 65% de los casos.

Con más de 200.000 casos de diagnóstico de cáncer al año en España, esto supone que los pacientes vivos después de cinco años del diagnóstico sean 130.000 en lugar de 90.000. Nada más y nada menos que 40.000 pacientes más que si no se hubiera tenido en cuenta cada uno de estos avances.

A principios de los años 80, las mujeres diagnosticadas de cáncer de mama tenían unas posibilidades de estar libres de recaída a los cinco años tras el diagnóstico que se situaba en torno al 70%. En la actualidad la cifra se aproxima a un 90%. Este beneficio no se ha alcanzado por casualidad.

• En los años 70 se obtuvieron los primeros resultados que beneficiaban a las pacientes de recibir un tratamiento con quimioterapia tras la cirugía.

• También en los años 70 tenía éxito el tratamiento hormonal del cáncer avanzado de mama con Tamoxifeno que poco después se comenzó a emplear en estadios precoces de la enfermedad.

• En la década de los 80, una nueva quimioterapia, las “antraciclinas” mejoraba los resultados obtenidos con esquemas previos, y no fue hasta finales de los años 90 cuando los Taxanos aumentaron aún más los beneficios de las antraciclinas.

• La incorporación de nuevos tratamientos hormonales a comienzos del siglo XXI mejoró los resultados del Tamoxifeno.

• El descubrimiento de tipos de cáncer con diferentes perfiles biológicos permitió en la década pasada incorporar anticuerpos monoclonales al tratamiento del cáncer de mama Her2 positivo, hasta entonces de mal pronóstico por su mayor agresividad.

• Además, en estas tres décadas la proporción de cirugías mucho más conservadoras o la no intervención de la axila, evitando complicaciones y mejorando la calidad de vida de las pacientes ha sido otro hecho de gran relevancia.

Cada uno de estos pasos, en muchos casos, apenas mejoraba a los tratamientos previamente existentes en un 2% o 3% de menor tasa de recidivas de la enfermedad. Algo que podría ser considerado irrelevante. Con más de 20.000 casos al año de cáncer de mama en España, cada 1% de mejora con un avance en el tratamiento del cáncer de mama hace que 200 mujeres menos recaigan de su enfermedad. Cada una de esas mujeres tiene nombre y apellidos.

A comienzos del año 2000, más de 1200 mujeres españolas participaron en un ensayo clínico del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama que demostró que añadir paclitaxel a la quimioterapia que hasta entonces se consideraba estándar conseguía que recayeran de la enfermedad un 6% de mujeres. Hoy muchos Taxanos solo en España evitan más de 500 recaidas al año.

Es solo un ejemplo de un tipo de tumor pero hay muchos otros de igual o mayor magnitud y no solo en estadios precoces. Los logros alcanzados en cáncer avanzado han incrementado notablemente las probabilidades de supervivencia prolongada en muchos tumores; en ocasiones sumando beneficios de pocos meses pero que agrupados son de gran importancia.

La SEOM seguirá informando y aportando datos que corroboran que en Oncología cada avance por pequeño que pueda parecer, cuenta y es fundamental. EN ONCOLOGÍA, CADA AVANCE SE ESCRIBE CON MAYÚSCULA

fuente

http://www.seom.org/es/notas-prensa/104019-en-oncologia-cada-avance-se-escribe-con-mayuscula