Una opcion de tratamiento, para la cura diversas enfermedades, tanto como del cancer y sida, lo representa la AUTOHEMOTERAPIA, que si bien muchos medicos ignoran, por no comprender todavia la complejidad del sistema inmunologico, es un realidad que se practica desde hace 100 años y que por desconocimiento, se abandono hasta la fecha por la medicina actual.

Pero ¿que es la Autohemoterapia?

La investigación básica sobre la inmunorregulación antígeno-específica del Sistema Inmune tiene una gran trascendencia tanto para estimularlo contra diversas enfermedades (incluyendo Cáncer y Sida) como para suprimir respuestas inmunes específicas (rechazo de transplantes de órganos, autoinmunidad, alergias). Con la vacunación lo que se pretende es crear linfocitos T y/o B de memoria que produzcan una respuesta inmune específica más rápida y potente contra antígenos. Esto se logra alterando al agente patógeno o sus toxinas, de modo que resulten inocuos, pero sin que pierdan su antigenicidad.
La referencia en español más remota que describe lo que es la autohemoterapia se encuentra en la Terapéutica Biológica de Gaston Lyon en el año de 1938. En donde cita: “la autohemoterapia consiste en obtener de una vena cierta cantidad de sangre y reinyectarla inmediatamente en el tejido muscular o subcutáneo. Por la corta duración de tiempo que transcurre entre estas dos operaciones, no hay porque preocuparse por una coagulación posible de la sangre.
Los hallazgos “in vitro” del investigador científico danés y Premio Nóbel Niels K. Jerne, establecieron las bases científicas para el desarrollo de autohemoterapias, al encontrar que en ciertas condiciones el Sistema Inmune se vuelve contra el cuerpo al que debería defender, formando autoanticuerpos que atacan al propio organismo causando las llamadas enfermedades autoinmunes. Su Teoría de la Red explica cómo una enfermedad autoinmune puede ser tratada exitosamente con antianticuerpos. Los descubrimientos de Niels K. Jerne, fueron confirmados por el científico francés y Premio Nóbel Jean Dausset, así como por los ganadores en 1996 del Premio Nóbel de Medicina.

El campo de la autohemoterapia es amplio al ser uno de los medios más preciados de desensibilización, además de considerarse como un tratamiento efectivo contra las infecciones de marcha torpe, presentando las ventajas de una inocuidad indiscutible sobre otros medios que persiguen el mismo objeto.

Las enfermedades autoinmunes son consideradas en la actualidad como incurables y muchas de ellas son agresivamente incapacitantes a corto plazo, llegando inclusive a causar la muerte. Las terapias que la medicina tradicional utiliza hasta ahora para combatirlas incluyen generalmente drogas antiinflamatorias o supresoras del Sistema Inmune como son los esteroides, cortisona, corticoides y ciclosporina; con la agravante de que estas drogas presentan efectos colaterales considerables, además de ser caras, por lo que algunos médicos se abstienen de su uso. Lo más lamentable es que el resultado obtenido con estas drogas es solamente un paliativo riesgoso y no la curación de la enfermedad.

Con respecto a esto ultimo, esta tanta la desinformacion de la comunidad medica al respecto que , en un caso que vivi de mieloma multiple, una pariente fue tratada con farmacos muy agresivos y experimentales, jamas quisieron los medicos aplicarle la autohempterapia, con el razonamiento de que querian evitar una supuesta infeccion, cosa mas ilogica ya que cuando a mi pariente le bajaba la hemoglobina ,le hacian transfuciones de sangre de quien sabe dios que persona¡¡¡ es decir que ilogicamente decian que con la propia sangre de mi pariente era mas riesgoso que con sangre extraña¡¡ eso fue por ignorancia, desgraciadamente mi pariente fallecio si haber probado el metodo que comparado con todo lo que existe es totalmente inofensivo , no reprenta efectos colaterales alguno , y si bien no se puede decir que sea una garantia de cura, lo que si hace es estimular el sistema inmunologico, mejorando notablemente la calidad de vida de los enfermos en forma muy rapida, sin que tenga que suspenderse los tratamientos actuales.

En la Cd. de Mexico vive una eminencia de la mediciana , El Dr. Jorge Gonzales Ramirez.

Don Jorge González Ramírez es mexicano, nacido en el Distrito Federal el 23 de noviembre de 1926. Egresó en 1950 como Médico Cirujano de la Escuela Nacional de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), además cuenta con los siguientes estudios de Doctorado:

Doctor en Fisiología Celular, por parte de la Universidad de París, Francia, en 1958.

Doctor en Biología Celular, por parte del Instituto Max Planck de la Universidad de Tübingen, Alemania, en 1964.

Doctor en Ciencias Médicas (Biología Celular) por parte de la UNAM, México, en 1973.

También realizó diversos estudios de postgrado, especializándose en Cultivo de Tejidos y en Microscopía Electrónica. Domina 7 idiomas (español, inglés, francés, alemán, italiano, portugués y ruso).

Se ha dedicado por más de 50 años a la investigación científica en el ámbito de la Ingeniería Genética, en América (México, E.U.A., Cuba, Costa Rica), en Europa (Francia, Alemania, Inglaterra, Escocia, Bélgica, Checoslovaquia) y en Asia (U.R.S.S., China, Japón). En su aprendizaje, trabajó al lado de notables científicos, destacando entre otros Pomerat y Pontecorvo (E.U.A.), George Barsky y Jean Dausset (Francia), Niels Jerne (Dinamarca), Ludford (Inglaterra), varios de ellos reconocidos con el premio Nóbel por sus logros “in vitro” en Ingeniería Genética.

Fue nombrado Investigador de Carrera en el Instituto de Estudios Médicos y Biológicos (actual Instituto de Investigaciones Biomédicas) e Investigador de tiempo completo en la UNAM (jubilado en 1985) y titular del Laboratorio de Análisis Clínicos del Instituto Nacional de Cancerología. Es miembro de la Academia de la Investigación Científica, de la American Society for Cell Biology, de la International Society for Cell Biology y del Comité Editorial del Blood Therapy Journal.

Tiene publicados 47 trabajos científicos, alrededor de 200 películas, ha dirigido 27 tesis profesionales, todos ellos relacionados con la Biomedicina. Su capacidad científica, así como su seriedad profesional, son avaladas plenamente por el hecho de que en el extranjero, más de 20 especialistas reconocidos lo mencionan en sus trabajos, entre ellos: A. Bolognari, J. L. Sirlin, H. A. Kordan, Vladimir Puza, G. G. Rose, S. de Robertis, W. R. Duryee, G. L. Pease, N. Paweletz, R. Lettre, W. Bernhard, M. Westergaard, I. Von Wettstein, V. L. Chmelar, y W. Siebs.

En la República Mexicana ha impartido diversos seminarios y cursos de postgrado en Biología Celular y Microscopía Electrónica; así como un sinnúmero de conferencias sobre la Fusión Celular o Nueva Ingeniería Genética y la Autohemoterapía, en diversos hospitales privados y universidades. En el extranjero impartió cursos y seminarios en: la Universidad de Texas y en la American Society for Cell Biology, E.U.A.; en la Facultad de Medicina de la Sorbonne, Francia; en la Universidad de St. Andrews, Escocia; en la Universidad de la Habana, Cuba; en el Hospital de Punta Arenas, Costa Rica; en las Universidades de Shanghai y Pekín, China; en el Congreso de la Sociedad Internacional de Biología Celular en Bélgica; en el Instituto de Virología y el Instituto Hertzen de Oncología, Rusia y en el Coloquio sobre Cinematografía Microscópica en Biología Celular en Checoslovaquia.

Después de 30 años de continua investigación, en 1983 demostró que el implante de células sin rechazó inmunológico y sin efectos colaterales era factible en animales. Desde 1985, a su jubilación de la UNAM, se ha dedicado en forma particular a la investigación y aplicación de su descubrimiento biomédico, al que denominó Fusión Celular o Nueva Ingeniería Genética. Con está biotecnología, a partir de 1987, logró curar con rotundo éxito a pacientes con severos daños en sus riñones, páncreas y tiroides, así como a hemofílicos.

En el curso de su investigación sobre la Fusión Celular o Nueva Ingeniería Genética se encontró que con frecuencia las debilidades del Sistema Inmune juegan un papel preponderante en el funcionamiento decadente o insuficiente de algunos órganos. . Por lo que también se dio a la tarea de investigar la forma de superar las causas que generan las enfermedades autoinmunes.

Apoyado en su vasta experiencia en Hematología y su profundo conocimiento del Sistema Inmune, las autohemoterapías y los descubrimientos de Niels K. Jerne, el Dr. González determinó que era estrictamente lógico aprovechar la propia sangre del paciente para usar los autoanticuerpos como verdaderos antígenos y así estimular a su Sistema Inmune para que produzca anticuerpos normales que bloqueen y destruyan a los autoanticuerpos. Bajo esta premisa, quedaban por resolver dos problemas ¿Como abrir las células para extraer los autoanticuerpos? y ¿Como mantenerlos por largo tiempo en estado agónico?
A finales de la década de los 80, perfeccionó un procedimiento con el que logró resolver las dos interrogantes mencionadas, mediante una mezcla que se elabora con 5 ml de sangre del propio paciente, suspendida en una solución salina adecuada e inocua en proporción 1:10, la cual se trata, entre otros, por medio del choque térmico para transformar los autoanticuerpos anormales que se encuentran en la sangre del paciente en antígenos; desarrollando con esta preparación un tratamiento al que denominó “Autohemoterapia para la Cura de Enfermedades Autoinmunes” sin efecto colateral alguno (en lo sucesivo la Autohemoterapia). Al respecto el Dr. González comenta: “el gran avance es el transformar al autoanticuerpo en antígeno ¿cómo lograrlo? mediante el choque térmico; lo que significa cambiar la temperatura normal a la que permanece el autoanticuerpo que está en el organismo, que es de 37°C, a una temperatura de 4°C y mantenerlo así. De esta manera el autoanticuerpo que es un anticuerpo anormal, el cual es muy hábil, se transforma en antígeno.
RESULTADOS
Para comprobar la efectividad de la Autohemoterapia, a principios de los 90, se procedió a su aplicación en pacientes que voluntariamente lo aceptaron y con este tratamiento se han curado con éxito pacientes humanos con enfermedades tales como: Diabetes II, Lupus, Púrpura, Asma, Retinitis, Artritis Reumatoide, Esclerosis Múltiple, Distrofia Muscular, Alzheimer, etc.
Aplicando ciertas variantes a la Autohemoterapia, el Dr. González ha logrado excelentes resultados para la cura de pacientes humanos con Cáncer y con Sida.
Como podran observar esta tecnica no conviene a todos los charlatanes e industria famaceutica, por ser practicamente gratuita, por lo que yo invito a que no permitan que experimenten con sus familiares y que les nieguen el derecho a probar una posibilidad real de cura, y en el peor de los casos de la mejora sustancial de la calidad de vida, que no tendra los efectos secundarios nefastos que vienen acompañado de los farmacos existentes.

Para mayor informacion consultar.

www.autohemoterapia.com y www.fusioncelular.com